bisutería

Las piezas de metal en Bisutería: Placados y Alergias

En bisutería y joyería se utilizan diversos metales para hacer piezas de fornitura y abalorios. Cierres, colgantes, ganchos y pernos y muchos otros elementos se fabrican con metal.

Normalmente estos metales se cubren con una capa de metal precioso u otros elementos para darles color, habitualmente para parecer piezas de joyería. Aplicar una capa de plata, oro, oro rosa o rodio mediante deposición electrolítica es un sistema clásico de conseguir estos efectos.

Encontraréis muchos tipos de acabados, con gran variabilidad de calidades y precios. En un próximo post os explicaremos algo de las técnicas para conseguir estos colores en varios soportes y tipos de metal. Hoy nos centraremos en describir, de forma básica, los tipos de aplicaciones que existen, su duración y los posibles efectos sobre la piel de las personas de cada uno de ellos.

En Createsse procuramos disponer sólo de los metales bañados o coloreados de la mejor calidad, cumpliendo todas las normas de seguridad que existen en Europa.

Plata.

Todos los productos de este tipo están manufacturados en plata de ley 925‰, lo que significa al menos el 92,5% de la composición es de plata. El resto de las componentes puede variar para conseguir diversas características según qué piezas se fabriquen y con qué técnica, pero suele entrar cobre como componente secundario.

La plata tiene una fácil oxidación si está expuesta al aire, lo que le da una típica patina oscura que va ennegreciéndose con el tiempo. Esta patina no es peligrosa y se limpia con facilidad si no es muy antigua.

La plata fina no causa alergia en la mayoría de las personas, aunque un porcentaje muy pequeño de ellas, extremadamente sensibles, pueden verse afectadas por los otros metales que se ligan a la misma (generalmente el cobre) para conseguir la plata de ley.

Acero INOX pulido.

El acero INOX no requiere mayor cuidado, ya que su composición lo hace prácticamente inalterable a la oxidación. Sólo es algo más sensible al rayado que otros metales, por lo que va perdiendo brillo con el paso del tiempo.

No se constatan casos comunes de personas alérgicas al acero en piel, aunque no se descarta que puede haber personas sensibles a ello. Es muy rara esta patología.

Sin embargo, sí que hay que tener cuidado con las piezas de acero INOX que tienen partes que atraviesan la piel (normalmente piezas de piercing). Esto sí afecta a los soportes de pendientes con pernos, de nuestra web. Estas piezas deben estar fabricadas (al menos el perno que atraviesa el lóbulo de la oreja) con acero 316, y no con el 304 con el que están fabricadas el resto de las piezas.

Latón bañado.

La mayor parte de las piezas de “utilidad” que hay en nuestras tiendas, así como algunas filigranas y la mayoría de las cadenas, son de latón bañado.

El latón es una aleación variable de estaño, cobre y otros metales férricos. Existen gran variedad de tipos de latón según su composición, lo que les confiere diversas características físicas (dureza, maleabilidad, fractura, etc.)

El latón suele tener un tono amarillo, con variaciones al verde y al rojizo. No se oxida fácilmente y es fácil de bañar con otros metales mediante deposición electrolítica. Esta técnica deposita pequeñas capas de oro, plata, rodio y otros metales sobre el latón desde un líquido con iones metálicos por el que pasa una corriente eléctrica.
Para que un baño superficial de metal precioso se fije bien sobre el latón es muy útil aplicar previamente un baño de níquel muy ligero; eso facilita la fijación del baño definitivo (plata, dorado, etc.) y lo hace más permanente. Ese era el método antiguo de conseguir una fijación fuerte y con fondo muy brillante, pero ahora está prohibido usar níquel en este proceso.

Normalmente los problemas de alergia que causan las piezas de latón vienen dados por los baños superficiales para darle color. El metal que más alergias produce es el NIQUEL, y existe una normativa europea muy estricta para el níquel en una pieza de joyería o bisutería.

Nuestras piezas, para cumplir la normativa europea NO LLEVAN el baño de fijación previo en níquel. Ahora se utilizan diversas capas de cobre como base de fijación y brillo de fondo para los baños de oro, plata, y otros. Esto no significa que aún haya personas muy sensibles al cobre y otros metales que sí sufran reacciones alérgicas a piezas de bisutería en latón bañado, incluso a la plata dorada.

Como consecuencia, no producen alergia a las personas de baja y media sensibilidad, pero tiene el inconveniente de que el baño final no es tan permanente ni resistente al roce.

Esta es la causa de que algunas piezas de roce muy continuo con la piel pierdan el baño. Es más patente en las piezas plateadas porque el baño de plata es el más difícil de fijar sin el uso de níquel, y porque al ser el latón amarillo de fondo se ve más el defecto.

En general, el sudor de algunas personas y algunos perfumes o colonias pueden alterar el brillo de los baños. El agua y los antigrasas también pueden atacar y hacerle perder brillo.

Cobre bañado.

Algunas cadenas que vendemos en Createsse son de cobre en vez de latón, ya que para su fabricación se precisa un metal muy maleable.

Por lo demás, las características de alergia y duración de baño son las mismas que para el latón bañado.

Zamack, Peltre y baja fusión.

Se trata de aleaciones de zinc con otros metales como estaño, cobre, antimonio, bismuto, plomo, etc. Se caracterizan por tener una temperatura de fundición muy baja, lo que permite trabajarlos con moldes muy sencillos y económicos.

La única indicación europea sobre composición para piezas de bisutería es que no deben contener plomo. El plomo le da un tono más mate que gusta mucho en ciertos sitios, pero que no podemos utilizar.

Estos materiales son fáciles de bañar con deposiciones metálicas (plata, dorados, etc.), con los consiguientes problemas derivados de los mismo como hemos explicado en apartados anteriores.

Todas nuestras piezas de baja fusión están bañadas con procesos en que no se utiliza el fijador previo en níquel, por las causas y las consecuencias ya descritas. La ventaja es que estos materiales tienen un fondo plateado mate, por lo que los defectos no son tan visibles como en el latón, por ejemplo.

Cobre Esmaltado.

Es el material de los hilos tipo COLOURCRAFT y ARTISTIC WIRE, esmaltados en caliente sobre cobre. Es muy maleable y por el tipo de fijación del esmalte es difícil de que se pierda el color, aunque se trabaje mucho. Los puedes encontrar en nuestra categoría de productos hilos de metal.

Puede que algunas personas ataquen con el sudor o perfumes al esmalte y que este pierda brillo con el tiempo. Si se somete a abrasiones fuertes (estropajos, lijas, etc.) puede perder el esmalte.

Sólo puede dar lugar a procesos alergénicos en personas muy sensible al cobre, aunque el esmalte suele ser una barrera de transferencia iónica.

Aluminio anonizado.

Lo tenemos presente en hilos en bobinas y también en entrepiezas tipo “muelle” y bolas trenzadas. A diferencia del cobre, el color se lo produce el someter al metal a unos procesos catódicos en baño jabonoso.

El color es permanente e inalterable, aunque si se somete intensamente a productos de limpieza fuertes o alcoholes puede perder brillo. Los puedes encontrar en nuestra categoría de productos hilos de metal.

El aluminio es extremadamente maleable, por lo que se puede doblar y dar forma sin esfuerzo; a cambio también puede perder la forma con más facilidad que el cobre.

No consta que produzca ningún tipo de alergias.

Metal Rodiado.

Ponemos aparte, y como caso especial, este tipo de baño en Rodio (rodiado o rodinado) que se puede aplicar sobre cualquier metal. Es un baño metálico superficial caro de aplicar por su coste como metal, porque el proceso es sencillo. Como curiosidad, la mayoría del oro blanco vendido en joyerías lleva este baño para darle tono, brillo y resistencia al roce.

Algunas piezas de plata y de latón pueden venir rodiadas (por ejemplo, las piezas metálicas estilo Pandora y los juegos para las pulseras de anillas). Es un baño bastante resistente, aunque el uso continuado puede eliminarlo porque sobre metal y plata la capa de rodio suele ser poco profunda. Con el tiempo pierde brillo habitualmente.

El rodio es un metal hipoalergénico, no se constatan casos de afectados por el uso de piezas bañadas en rodio.

NOTA: Información útil sobre la alergia al níquel


La alergia al níquel es un tipo de alergia tópica que puede ocasionar eczema en caso de contacto cutáneo directo con objetos que contienen níquel. La alergia al níquel aparece más en mujeres que en hombres.

El níquel puede penetrar a través de la piel por intercambio iónico y propagarse por la sangre y sensibilizarnos, lo que significa que hemos desarrollado una alergia contra este elemento, y cada vez que se produce un contacto cutáneo, puede brotar un eczema en pocas horas.

En caso de haber desarrollado alergia de contacto al níquel, puede producirse eczema alérgico en cualquier lugar del cuerpo al entrar en contacto con el producto. El eczema de contacto, cuando recién aparece o ha brotado de nuevo, se caracteriza por una piel roja e hinchada con ampollas grandes y pequeñas, así como heridas purulentas. Si el eczema de contacto ha perdurado mucho, la piel será más seca y con grietas. Tener fuerte comezón es normal.

Una forma de evitar este fenómeno es “lacar” el metal con laca transparente o similar, aunque no es permanente ni seguro al 100%.

Algunos fabricantes utilizan los procesos de “pasivado” y de laca por deposición electrolítica. Es transparente, muy dura y con un amplio nivel de seguridad en cuanto a evitar la alergia. Sin embargo, con el tiempo, el primero deja unas manchas negruzcas o marrones en la pieza, o bien se va degradando sólo.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.